Cita previa +34 902 28 60 60
CUADRO MÉDICO
ESPECIALIDAD
inicio > Unidades y servicios especiales > Unidad del vértigo

El vértigo es un síntoma que definimos como una ilusión de movimiento del entorno o de uno mismo. La sensación de movimiento es habitualmente de balanceo, giratorio o de desplazamiento, propio o de la base de sustentación (como inclinación del suelo o precipitación en el vacío) pero, en realidad, esas modificaciones en el sujeto o entorno, no ocurren y que se acompaña de lo que llamamos síntomas vegetativos (náusea y vómito, sudoración fría y palidez). 
El mareo es también una alteración del equilibrio en el que englobamos sensaciones desagradables de vacío en la cabeza, inseguridad e inestabilidad, sensación de malestar y de desmayo inminente, acompañado en ocasiones de síntomas vegetativos. El vértigo hace referencia siempre a una alteración del sistema vestibular (alojado en el oído interno y cuyo centro neurológico está en el tronco del encéfalo), mientras que el mareo es un trastorno del equilibrio no siempre relacionado con aquél.

En ambos casos podemos decir que tienen una alta frecuencia  en la población y que provocan una importante disminución de la calidad de vida en la mayoría de los casos.

¿Cómo mantenemos el equilibrio?

El ser humano logra su equilibrio en base a tres sistemas que, en conjunto, forman “el sistema general del equilibrio” y que son: el sistema vestibular, el visual y el propioceptivo (la sensibilidad profunda que nos indica nuestra situación como, por ejemplo, si estamos sentados o de pie…). Todo este sistema se integra a nivel cerebral y el fallo de cualquiera de ellos nos dará como consecuencia la aparición de mareos o vértigo.

Tipos de vértigo

Hay muchos tipos de vértigo y la forma más común de clasificarlos sería en función de su origen:

En cuanto a los vértigos más frecuentes tendríamos:

Diagnóstico

La historia clínica es muy importante para el diagnóstico ya que, en muchas ocasiones, nos orientará el diagnóstico y ayuda a decidir que prueba exploratoria es más útil realizar.
En la exploración, aparte de la exploración habitual otorrinolaringológica, disponemos de dos pruebas diagnósticas indoloras muy precisas que nos van a decir qué tipo de patología presenta el paciente y cual será el tratamiento que se debe aplicar en su caso:

Una vez realizadas estas pruebas llegamos a un diagnóstico de la causa del mareo y los datos obtenidos los utilizaremos para preparar el tratamiento.

Tratamiento

En el tratamiento de los mareos se han producido muchos adelantos en los últimos años gracias a las nuevas tecnologías, siendo en estos momentos muy buenas  las tasas de curación y control de los mareos y aún continúan mejorando.
Algunos vértigos precisan de tratamiento farmacológico, que se decidirá en función del tipo de vértigo que tenga cada paciente. Pero en la mayoría de los mareos el tratamiento se basa en la rehabilitación vestibular o en las maniobras de reposición canalicular.

Las maniobras de reposición canalicular se utilizan para el Vértigo Posicional Paroxístico Benigno que es el vértigo más frecuente y, si no es tratado, habitualmente se hace crónico. El tratamiento farmacológico no tiene mucha efectividad en este tipo de mareo y, sin embargo, la tasa de curación de este vértigo es muy alta (se considera que superior al 90%) realizando estas maniobras. El diagnóstico previo, fundamentalmente con la VNG es muy preciso y nos indica el tipo de maniobra se debe realizar.

La Rehabilitación Vestibular es un tratamiento que se viene realizando desde hace unos años y todos los estudios que se están publicando coinciden en la gran eficacia que tiene en muchos tipos de mareos e inestabilidades, en los que los tratamientos farmacológicos no dan resultado. Al principio se basaba en ejercicios que se mandaba al paciente realizar en su casa pero, con el desarrollo de las nuevas tecnologías descritas en el apartado del diagnóstico, ahora se realizan con las posturografías en las consultas de vértigo. Esta rehabilitación vestibular se hace de forma personalizada para cada paciente en función de los datos que se obtienen en las Videonistagmografía y/o la posturografía, utilizando los estímulos y la intensidad de éstos que vayan a ser más eficaces para cada paciente. Aunque las nuevas posturografías ya traen programas de rehabilitación vestibular instalados, los autores están de acuerdo en que es más eficaz usar programas específicos para cada paciente y así lo hacemos en nuestro centro. 

En los últimos años, se ha producido otro nuevo avance tecnológico para la rehabilitación vestibular: la aparición de la rehabilitación vestibular por realidad virtual, que es la que estamos realizando en estos momentos y que permite exponer a esos estímulos de una forma más directa.

Todas las pruebas diagnósticas y de tratamiento descritas se ofrecen actualmente en Clínica Asturias.


ESPECIALISTAS