Cita previa +34 902 28 60 60

NOVEDADES

inicio > Novedades

 

Clínica Asturias pone en marcha un nuevo servicio para el tratamiento de la espasticidad mediante el uso de toxina botulínica.


En cualquier enfermedad neurológica, un síntoma frecuente es la aparición de espasticidad, un trastorno motor en el que se produce una contracción involuntaria continua de los grupos musculares con un aumento de la resistencia al estiramiento pasivo del músculo, este fenómeno puede producirse tanto en adultos como en niños.

Su evolución natural es hacia la cronicidad. El aumento del tono muscular puede provocar complicaciones persistentes como rigidez y deformidades articulares, lo que puede conducir a la aparición de dolor y disminución de la capacidad funcional para la realización de las actividades básicas de la vida diaria.

La espasticidad no siempre tiene un efecto negativo, cierto grado de espasticidad en extensión del miembro inferior puede ser beneficioso al facilitar las transferencias, la bipedestación o la marcha.

En el abordaje del paciente espástico es fundamental conocer el tipo de lesión, el tiempo de evolución, los déficits asociados y el grado funcional y de discapacidad además de contar con un equipo multidisciplinar para atender al paciente en todos los ámbitos.

El tratamiento de la espasticidad tiene como objetivo mejorar el estado funcional del paciente, aumentar su calidad de vida, ayudar a controlar el dolor y prevenir las complicaciones derivadas de los procesos neurológicos.

Existen varias alternativas para el tratamiento de la espasticidad, la terapia física, donde se incluye la fisioterapia, crioterapia/calor, electroterapia…, el tratamiento farmacológico oral y el tratamiento farmacológico no oral.

Dentro del tratamiento farmacológico no oral resultan claves las inyecciones intramusculares de toxina botulínica para el abordaje de la espasticidad focal.

Su efecto selectivo tarda de 1 a 5 días en aparecer y permanece aproximadamente entre 3-4 meses, momento en el que es necesario reevaluar al paciente y valorar nueva aplicación.

Para que la terapia tenga éxito, es muy importante que la indicación funcional, la selección de los músculos y la administración sea la adecuada. Se recomienda siempre la administración de la toxina botulínica por parte de un profesional médico con formación específica y experiencia en su uso.

La eficacia de la toxina botulínica va a depender también de que la infiltración sea seguida de un tratamiento físico intensivo y específico. Sin un adecuado abordaje desde las áreas de fisioterapia y terapia ocupacional, el efecto de la toxina botulínica puede ser mucho menor.

En Clínica Asturias ponemos en marcha una consulta específica para el tratamiento de la espasticidad focal mediante el uso de toxina botulínica en pacientes neurológicos.

Los Drs Alinne Dalla-Porta (Neurofisiología clínica) y Ricardo LLavona (Rehabilitación) junto con el apoyo directo y continúo del equipo de Fisioterapia del Centro, inician la valoración y tratamiento si precisan de aquellos pacientes candidatos.  

banner_cuadro_medico
Clinica dental
Rehabilitación y fisioterapia
Láser vascular
FIV4
Chequeos médicos
Unidad medicina deportiva
Unidad accidentes de tráfico