ESPECIALIDAD

EJERCICIOS KEGEL

Introducción

El principio de los ejercicios de Kegel es fortalecer los músculos del suelo pélvico y, en consecuencia, mejorar el funcionamiento del esfínter uretral para disminuir las pérdidas de orina.

Arnold Kegel fue un médico estadounidense que en los años 40 propuso la realización de unos determinados ejercicios físicos dirigidos a fortalecer el suelo pélvico con idea de mejorar los síntomas en pacientes con pérdidas de orina.

Beneficios de los ejercicios de Kegel

Aparte de los beneficios relacionados con las pérdidas de orina, estos ejercicios también se han recomendado para:

Identificación de los músculos del suelo pélvico

En primer lugar, es muy importante identificar correctamente los músculos que necesitan ejercitarse.

Es posible que al principio se tengan ciertas dificultades para identificarlos correctamente y a la vez que contrae el músculo correcto también contraiga las nalgas o los músculos de la parte baja del abdomen.

Sin embargo, con un poco de insistencia, logrará contraer el músculo pubococcigeo y el elevador del ano, que son losl principales músculos del suelo pélvico.

Por ello, inicialmente es recomendable pedir ayuda especializada. El fisioterapeuta le ayudará a asegurarse de que está haciendo los ejercicios adecuadamente.

Una de las mejores herramientas para asegurarse del correcto aprendizaje y manejo de la musculatura perineal es la utilización del biofeedback.


¿En qué consisten los ejercicios?

El objetivo es contraer y relajar de manera repetida la musculatura.

Ejercitar los músculos del suelo pélvico durante cinco minutos tres veces al día puede significar una gran diferencia en el control de la vejiga.

El ejercicio fortalece los músculos que sostienen la vejiga y mantienen los otros órganos de la pelvis en su lugar.

Postura

Pueden realizarse en cualquier postura (sentada, de pie, tumbada), aunque es posible que al principio resulte más confortable su práctica tumbada, con las rodillas flexionadas y con los pies apoyados en el suelo.

En esta postura, se trata de imaginar que los músculos que rodean a la vagina y el recto “tiran hacia arriba”. Esto sería la contracción del músculo. Tras intentar mantener unos segundos esta situación, se “bajan” (sin empujar) los músculos consiguiendo una relajación.

¿Cómo realizar los ejercicios?

Formas de realizar los ejercicios de Kegel


Tipo lento

Tipo rápido

 

ESPECIALISTAS